El apego

La naturaleza animal del humano necesita de afecto, somo mamíferos, y al igual que muchas manadas
salvajes nosotros vivimos en sociedad por la necesidad de cooperación y relacionarnos entre si.

Hay tantas normas y mitos alrededor de la ma-paternidad que el instinto de supervivencia nuestro al
hacernos padres se ha traducido en la búsqueda incansable del animal que aun llevamos dentro.
Pertenezco a la generación que las cuestiones, esa generación a la que los abuelos, dicen, que le dieron
todo hecho… Sin embargo su legado es el adiestramiento social y reglas despersonalizadas que solo les
valen a su época y sus circunstancias.

Son muchos los estudios que durante décadas se han realizado para demostrar que nuestra naturaleza es
animal, aunque haya quien quiera diferenciarla a través de la racionalización y crear pautas
antinaturales que lo único que consiguen es perpetuar generaciones deshumanizadas, y desequilibradas
que aun en su edad adulta siguen buscando el afecto y el apego que no tuvieron en el nacimiento y en la
primera infancia.

Entre algunos de los estudiosos del campo del apego y las necesidades básicas, sobretodo de los recién
nacidos, se encuentra Bowlby quién influenciado por el trabajo de K. Lorenz ( estudio la existencia de
vínculos entre las aves y sus madre) siguió la corriente de los estudios en esta dirección enfocado en las
personas.

Pero fue Harry Harlow y su descubrimiento de la necesidad universal de contacto, quien le encaminó de
manera decisiva en la construcción de la Teoría del Apego con sus experimentos con los monos.
Más tarde Mary Ainsworth en su trabajo con niños en Uganda, encontró una información muy valiosa
para el estudio de las diferencias en la calidad de la interacción madre-hijo y su influencia sobre la
formación del apego.

¿ Que entendemos por la teoría del Apego?

“La teoría del apegoes la teoría que describe la dinámica de largo plazo de las relaciones entre los seres
humanos. Su principio más importante declara que un recién nacido necesita desarrollar una relación
con al menos un cuidador principal para que su desarrollo social y emocional se produzca con
normalidad. La teoría del apego es un estudio entre varias disciplinas que abarca los campos de las
teorías psicológicas, evolutivas, y etológicas. Wikipedia®

De esta manera de diferencian cuatro claramente en los estudios, cuatro tipos de Apego:

1) Apego Seguro
2) Apego Ansioso_ evitante
3) Apego Ansioso-resistente
4) Apego Desorganizado (desorientado)

Cada uno de ellos depende del tipo de relación que se haya mantenido con su cuidador principal en su
primera etapa de vida.

Debemos de citar a prestigiosos profesionales, como Michel Odent en el campo de la obstetricia y
nacimiento respetado, quien apoya la necesidad de contacto del bebe desde el minuto cero de su
nacimiento y la capacidad de las madres de dar a luz sin un proceso medicalizado que, en la mayoría de
los casos, perjudica a la madre de forma física y mental.

Por otro lado, Nils Bergman, especializado en la neurociencia perinatal y quien acuño el término y las
pautas sobre el cuidado Madre Canguro, un gran avance sin duda, sobretodo para los bebes prematuros.
Sus estudios confirman y abalan la necesidad de contacto y seguridad que aporta una madre (o cuidador
principal) para el desarrollo y evolución de los bebes.

Atendiendo a todo lo anterior, me gustaría añadir, que el vinculo entre madre-hijo se crea desde la
concepción. El bebe crece y se desarrolla rodeado de un ambiente energético-emocional y, esto forma
parte de su historia personal antes del nacimiento.
Dicha comunicación comienza con los latidos, tactos, sonidos, etc, hasta la compleja comunicación a
través de los movimientos.

Siendo conscientes de la necesidad de apego, podemos poner en práctica una serie de herramientas para
conciliar de forma efectiva nuestra realidad diaria y cubrir esa necesidad de los mas pequeños.
Nace de esta manera el termino acuñado por J. Liedloff de “Continium”. Este concepto lo explica
ampliamente en su libro “El concepto de Continuim. En busca del bienestar perdido”.
Entre otras cosas, nos propone contacto físico continuo entre madre-hijo, colecho, lactancia a demanda,
implicación de otros miembros de la tribu en el cuidado y atención de los pequeños, satisfacer sus
necesidades sociales como las de explorar y cooperar, etc…

Dentro de todas estas indicaciones, vamos a destacar el contacto físico y a darnos una herramienta para
que esta necesidad del bebe se integre en nuestra realidad social y familiar sin perjuicio para ninguno: el
porteo.

El porteo consiste simplemente en llevar sobre nosotros a los bebes. Una forma de portear seria
simplemente llevar a nuestros hijos en brazos. Sin embargo esto no resulta efectivo, el peso del
bebe/niños, así como el modo en el que lo cojamos puede repercutir negativamente en nuestro cuerpo y su
postura. Es por ello que ampliamos la mirada y miramos como otras tribus, culturas y sociedades portean
a sus bebes con “herramientas” creadas para ello.

El porteo nos aporta cercanía, comodidad y seguridad. Nos libera las manos para continuar con nuestras
labores sociales, familiares y/o laborales, y nos permite simplificar.
En Europa se suele portear con fulares (tejidos, elásticos, se mi-elasticos), mochilas, mei-tais,etc… en su
mayoría ergonómicos; que respetan la fisionomía del bebe y la evolución de este.
Aunque se considere una moda, lo cierto es que una practica extendida mundialmente, y como bien se
menciona en algún punto del articulo, forma parte de esa naturaleza animal que nos habían hecho olvidar
por el camino.

Los bebes porteados se sienten mas seguros, están en contacto directo y continuo con su figura de apego,
saben que serán atendidos y por ello lloran menos. En cuanto al aspecto físico del pequeño, le ayuda a
desarrollar su aparato locomotor, los sentidos y el habla de una forma mas temprana. Los problemas que
se derivan de una inmadurez digestiva como puedan ser cólicos, reflujos, etc, mejoran, llegando incluso a
desaparecer en algunos casos. Para otras dificultades como displaxia, plagiocefalia, …, también el
porteo esta indicado de forma positiva y, cada vez mas, son los profesionales sanitarios (pediatras,
enfermeros, matronas, fisios,…) quienes lo recomiendan.

Para finalizar, añadir que el apego no es sólo de la madre, si bien en la primera etapa es el hábitat
natural del niño y lo que este espera al comenzar su vida extrauterina, conforme crece debemos de
extender y ampliar a toda la familia y la comunidad la implicación en la crianza y, educar en este aspecto
sobre el apego y el respeto a los bebes y niños.

Muriel Santana

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This