Conciencia Postural y porteo No HiperpresivoR

La postura corporal de los hombres ha ido evolucionando y siempre a estado unido a la persona y su entorno.
Dentro de los factores que afectan negativamente sobre la postura del cuerpo son:

– Sedentarismo.
– Practica errónea de deportes.
– Malformaciones.
– No tomar conciencia de nuestro cuerpo.

Descubrimos de esta manera la Gimnasia Hipopresiva ( la raíz hipo, del griego, significa de bajo de… con lo cual hace referencia a la des-presión que ejercitamos bajo nuestra faja abdominal y suelo pélvico que es donde se concentran la mayoría de los ejercicios.)

La gimnasia hipopresiva consiste en crear una hiperpresión negativa dentro de nuestra cavidad abdominal a través de movimientos y posturas. Por medio del diafragma controlamos con apneas la respiración para realizar succión; esto se traduce en esa presión negativa.

La flacidez y la debilidad de la faja abdominal y el suelo pélvico es la norma en nuestra sociedad.

Los problemas que se derivan de esta “debilidad” se localizan en mayor medida en el suelo pélvico (prolapso, perdidas de orina, poco control de los músculos vaginales,etc) espalda y por ultimo, estéticos.

La practica de estos ejercicios persigue re-programar las musculatura y la postura del cuerpo.

Efecto de la gravedad, la consecuencia de no atender la postura y no corregir mediante el ejercicio.

Vamos a enumerar 6 aspectos que mejoran la practica de estos ejercicios:

– El aspecto físico: tonifica y fortalece los músculos.

– Mejora la incontinencia urinaria: fortalece y reeduca los músculos del suelo pélvico para el control de la micción y la retención.

– Vida sexual: las series de ejercicios ayudan a reconocer la zona pélvica y mejora las relaciones sexuales.

– Recuperación post-parto: después del embarazo, la zona queda debilitada por la presión del bebe y el esfuerzo del parto. Además de la faja abdominal que necesita de ayuda para volver a su sitio fortalecida.

– La espalda: disfrutar de una faja abdominal reforzada ayuda a la correcta posición postural con lo cual la espalda no se ve forzada a mantener todo el peso del cuerpo.

– Mejora el rendimiento deportivo: el hecho de entrenar el diafragma para hacer los ejercicios a través de las apneas mejora nuestra capacidad torácica y pulmonar.

En el caso de las mujeres embarazas se desaconseja su práctica, sin embargo es mas que recomendada para aquellas mujeres que tienen intensión de quedar en estado para fortalecer y, por supuesto; en el post parto porque ayuda y agiliza la recuperación.

Durante el embarazo la lordosis lumbar se acentúa porque el cuerpo trata de corregir el peso del cuerpo y su equilibrio.

Atendiendo a todo lo anterior y refiriéndonos en concreto al tema que nos ocupa, el porteo, vamos a tomar una serie de precauciones a lo hora de coger portear a nuestros peques.

– En primer lugar el porteo suma una presión o peso sobre nosotras, eso es inevitable porque añadimos el cuerpo del bebé. En este sentido debemos de cuidar y repartir dicho peso en distintos puntos de nuestra anatomía para que el impacto sea menor. La gran variedad de nudos y acabados se ajustan a las necesidades de cada uno de los porteadores.

– Por otro lado, tomaremos en consideración el estado de nuestro cuerpo, es decir, si el parto ha sido reciente y sentimos nuestro suelo pélvico débil o , acabamos de ser intervenidas (cesárea) prestaremos especial atención para no portear con nudos acabados a la cadera o anudados en la faja abdominal que aun esta débil.

– Finalmente, en el caso de algún problema físico del porteador, reconocer cual es la dificultad y estudiar la mejor forma de porteo adecuada a ese adulto sin que afecte de forma negativa sobre su postura.

Dentro de todo lo mencionado destacaremos varios puntos para reducir el impacto:

1) No anudar bajo la cadera. El nudo final ejerce una presión directa sobre la faja abdominal y el
suelo pélvico.

2) Mientras realizamos el nudo ser conscientes de nuestra postura y no cerrar el pecho, es decir,
tratar de mantener los hombros en su posición y dar espacio a la caja torácica.

3) Durante el porteo mantener la espalda erguida, conforme nuestro eje.

4) Prestar atención a nuestros movimientos y desplazamientos, como pueda ser transportar una
carga ( de forma simétrica) y agacharnos flexionando las rodillas.

Prestando atención a estas pincelas sobre la postura del cuerpo, la gimnasia hipopresiva, la repercusión y los impactos de nuestro día a día sobre el cuerpo, etc, pueden ayudarnos a la hora de decidir portear para que esta sea una experiencia agradable, beneficiosa y que no afecte negativamente a nuestra salud física.

Muriel Santana

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This