EMOCIONES DISFUNCIONALES . EMOCIONES TÓXICAS.

Hablamos y nos quejamos de personas tóxicas, pensamientos negativos y tóxicos en nuestra vida. Sin embargo no nos damos cuenta de la cantidad de emociones disfuncionales que cargamos en nosotros, que generamos nosotros en nuestro día a día.

¿Qué es una emoción disfuncional? Es aquella que surge de una experiencia, que no gestionamos o liberamos adecuadamente, quedando en nuestra bandeja de asuntos pendientes de resolver y que nos condiciona o afecta a la hora de continuar con fluidez nuestra vida. De esta situación comienzan a emerger diferentes tipos de malestar: físico, mental, emocional… Provocando pensamientos, sensaciones adversas, negativas, que nos van recubriendo de una burbuja de incomodidad y en algunos casos de incapacidad para disfrutar de lo bueno que la vida también nos ofrece.

Somos los responsables de mantener y promover nuestra salud en todos sus órdenes. Cuando ponemos el foco en la emoción o sentimiento atrapado, bloqueado, estamos potenciando el malestar. Porque eso hace más difícil comprender el para qué estoy sintiendo o viviendo esta experiencia.

La vida no nos da una circunstancia adversa de forma gratuita, todo tiene una razón ser y estar. Es clave parar y observar desde estoy conectando con esa toxicidad que yo misma/o estoy creando o alimentando con mi actitud. En muchas ocasiones nos autoexigimos de más y no nos permitimos un punto de inflexión en lo que estamos gestionando. Nos centramos muchos en el hacer y menos en el ser, en el sentir.

Si nos detenemos a observar e indagamos un poco más adentro de nuestra superficie emocional, nos podemos dar cuenta de todo aquello que pasa por nuestra mente, que quizás no nos permitimos sentir o desear. Se despliega en nuestra mente-ego una serie de condicionantes que nos lleva a dejar atrás y a no hacer caso a ilusiones, proyectos, pensamientos, relaciones y un largo etcétera de ideas.

Somos los creadores de nuestra realidad, tanto cuando es estupenda y maravillosa como cuando es tóxica, complicada, difícil. Crear una realidad, un ser y estar en armonía, disfrutando te todo lo bueno que la vida nos ofrece y comprometidos/as a mejorar nuestro día en día en cuanto a relaciones, trabajo, familia, ocio y bienestar, es nuestra responsabilidad, es nuestra misión de vida más importante. Cada uno elige cómo quiere vivir, evolucionar y disfrutar. Cada uno elige cómo quiere crear su realidad única, estupenda y maravillosa, porque es propia, porque es lo que desea y necesita para crecer como ser humano responsable de su felicidad.

Puedes empezar a desintoxicar tus emociones cuando vives tu vida de forma totalmente asociada a ella, siendo el verdadero/a protagonista, el /la guionista y asumiendo la dirección que sientes correcta. Cuando sueltas la responsabilidad a otros/as , las resistencias a dar un siguiente paso, y eliges definitivamente salir de tu zona de confort, salir de esa área que conoces y que te limita al mismo tiempo, cuando te das permiso para explorar nuevas vías de acceso a lo que deseas y te das permiso para ser tú misma/o. Cuando sueltas y dejas atrás creencias, límites que te has impuesto por falta de conocer tu fortaleza y capacidad para ir más allá, para ir por tus sueños. Cuando sueltas límites y miedos que no son tuyos, sino que un día alguien te transmitió porque eran suyos y los proyectó en ti…

En este momento, en este Aquí y Ahora está sucediendo tu vida. La vida sólo sucede en momento presente, el presente continuo crea futuro. Ahora mismo puedes decidir hacer un cambio hacia dónde tu corazón te lleve. Nada es imposible si lo creas desde el corazón, si permites sentir desde ahora mismo todas las sensaciones y emociones bellas y positivas que te producen ese cambio…el resultado es tu plenitud.

Atrévete a dejar ir las emociones disfuncionales y tóxicas que te condicionaron atrás en el tiempo, un tiempo que ya no existe. Libérate de los límites y condiciones que te impusiste.

Te propongo que abras el corazón, que expandas una mirada y una acción de gratitud a la vida, a las experiencias, que no son buenas ni malas, son solamente experiencias que te dan la oportunidad de recordar el ser maravilloso, consciente y lleno de sabiduría que eres.

Esta es una invitación a liberarte de las emociones tóxicas que creas o que permites que te lleguen del exterior. Una invitación a tomar acción y emprender un nuevo ciclo en tu vida desde el amor, la consciencia y la exploración a las infinitas posibilidades que te ofrece la vida para tu bienestar y felicidad.

Esther González Rodríguez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This